La Bodega

Nuestra Bodega está situada en el pueblo riojalteño de Gimileo, a tres kilómetros de Haro, Capital del Rioja, y a cuatro kilómetros de Briones, el lugar donde hemos nacido. Briones es uno de los pueblos más importantes de La Rioja, por su historia y su espectacular casco antiguo, desde donde se contemplan los meandros del Río Ebro y la Sierra Cantabria, testigos eternos de los mejores viñedos de la Denominación Rioja. Gimileo es un pueblo pequeño, rodeado de viñedos, con casas antiguas de piedra de sillería, apacible y agradable de recorrer.

Nuestra Bodega está situada en el pueblo riojalteño de Gimileo, a tres kilómetros de Haro, Capital del Rioja, y a cuatro kilómetros de Briones, el lugar donde hemos nacido. Briones es uno de los pueblos más importantes de La Rioja, por su historia y su espectacular casco antiguo, desde donde se contemplan los meandros del Río Ebro y la Sierra Cantabria, testigos eternos de los mejores viñedos de la Denominación Rioja. Gimileo es un pueblo pequeño, rodeado de viñedos, con casas antiguas de piedra de sillería, apacible y agradable de recorrer.

A la Bodega, que se sitúa justo detrás de la pequeña Iglesia del pueblo, llegan durante la vendimia la uva de nuestras viñas. Las recogemos a mano y en su punto óptimo. El vino se cría en barricas de roble francés durante 24 meses. Las barricas descansan en una nave de la Bodega con la temperatura controlada y en un precioso calao de 200 metros cuadrados del siglo XVI. Durante su crianza practicamos la trasiega por gravedad para eliminar las impurezas. La mecanización es mínima. Tratamos de que la vinificación sea lo más natural posible, incluso el prensado es vertical como se hacía antiguamente.

Nuestras generaciones anteriores elaboraban el vino en bodegas alquiladas o compartidas por varios vecinos en Briones. En 1956 nuestro padre, Felipe Pérez, de la tercera generación, adquirió la primera bodega cuando contaba 18 años. Era una bodega pequeña donde comenzó a elaborar vino junto a su padre y hermanos. Veinte años después adquirió una segunda bodega más grande, donde elaboraba anualmente 85.000 litros de vinos.